Escríbenos en WhatsApp

¿Cómo inicio el Botox y su aplicación en medicina estética?

Uno de los procedimientos estéticos más realizados alrededor del mundo es el uso de la toxina botulínica, o como la mayoría de las personas lo conocen Botox, pero ¿Sabes desde hace cuánto conocemos esta sustancia? y ¿Cómo fue su descubrimiento en el campo de la estética?

Primero hay que aclarar que a la Toxina botulínica la conocemos desde 1820 cuando algunas personas en Alemania fallecieron por el consumo de salchichas en mal estado, esto es cuando se aísla la Toxina botulínica que en cantidades elevadas puede ser mortal y producir un cuadro clínico conocido como botulismo; pero no hay que alarmarse. Para fines estéticos se usan cantidades mínimas, muy seguras y sin efectos sistémicos y con satisfactorios resultados estéticos. 

Pasaron más de cien años, hasta 1950 que el Dr Brooks, aplicando una mínima cantidad de esta sustancia en un músculo observó como este se relajaba y no seguía contrayéndose; efecto que se aprovechó inicialmente para enfermedades neuromusculares.

Al relajar el músculo, se inició la aplicación de toxina botulínica en el estrabismo (Enfermedad de los músculos oculares) logrando relajarlos y mejorando de manera temporal a los pacientes con esta patología. No hay que olvidar que la toxina botulínica no transforma ni deforma rostros y tiene un efecto cien por ciento temporal.

Posteriormente en Canadá, una pareja compuesta por una oftalmóloga y un dermatólogo que compartían consultorio, observaron cómo al tratar el blefaroespasmo o movimientos involuntarios de los músculos de la cara. Además, de mejorar y relajar los músculosn los pacientes lucían sin arrugas y más rejuvenecidos, por lo que deciden aplicar a su recepcionista. Sí, a su secretaria la cual sirvió como “Conejillo de indias” y fue la primer paciente de este tratamiento con fines estéticos, observando el espectacular efecto que vemos hoy en día y por lo que actualmente es el procedimientos estético más realizado en el mundo. 

Actualmente se siguen descubriendo más efectos positivos de la aplicación de la toxina botulínica, no sólo con fines estéticos sino para 783 problemas más, entre ellos: Depresión, bruxismo, migraña, disfunción eréctil, sudoración excesiva, cicatrices queloides y rosácea. También se ha observado cómo mejora la calidad de la piel en donde es aplicado, en fin son muchos sus beneficios, pero aún más sus mitos.

Si te interesa este tema te recomendamos el blog de mitos de la Toxina botulínica, realizado por nuestra Dermatóloga la Dra Dariela Capacho y nuestro Cirujano Plástico el Dr. Ricardo Botache.

Si tienes preguntas no dudes en escribirnos. Espera próximamente más contenido como éste en nuestras redes sociales: Facebook e Instagram, en nuestro canal de Youtube y en nuestro blog oficial.