Escríbenos en WhatsApp

¿Cómo elegir un champú adecuado?

El champú, de uso tan común, tiene como función limpiar el cuero cabelludo eliminando el sebo, sudor y otros productos, además de prevenir el daño y embellecer la fibra capilar, aportando suavidad y brillo. Los champús también cumplen funciones como tratar enfermedades propias del cuero cabelludo como dermatitis seborreica, psoriasis, entre otras.


Componentes más importantes de los champús:

▪️ Agentes de limpieza: Los surfactantes son el principal ingrediente.

▪️ Aditivos: Aportan estabilidad y comodidad a la textura del champú, es lo que se percibe como el olor, espuma.

▪️ Acondicionadores: Todos los champús los contienen, aportan suavidad al disminuir la pérdida de agua del pelo.

▪️ pH: Por lo general ningún frasco comercial lo hace visible. El pH ideal para un champú es cercano a pH 4. Es importante tener en cuenta que el pH del cuero cabelludo es de 5,5 y del cabello es de 3,5, es decir, son ácidos. Champús con pH básicos (mayores a 5,5) conllevan a un pelo más enredado, crespo, desgastado y con mayor fizz.
 

Sabemos que los surfactantes son el principal ingrediente de los champús. A la hora de elegir un champú debemos priorizar las necesidade de nuestra fibra capilar y elegir cuales surfactantes nos convienen. Dentro de los surfactantes existe sub-grupos:
 
▪️ Aniónicos: Son los surfactantes que aportan mayor limpieza, más profunda. Sin embargo hay que tener en cuenta que entre mayor limpieza, el pelo se siente más áspero y aumenta el frizz. Los más conocidos son: Ammonium lauryl sulfate, sodium laureth sulfate, sodium lauryl sarcosinate, sodium myreth sulfate, sodium pareth sulfate, sodium stearte, sodium lauryl sulphate, alpha‐olefin.

Qué champú elegir

▪️ Catiónicos: Aportan limpieza intermedia y le dan un poco más de suavidad al pelo, sin embargo no generan espuma. Existen muchas personas que asimilan la espuma a limpieza y la desean sentir cada vez que lavan su pelo. Entre ellos: Trimethylalkylammonium chlorides, and the chlorides or bromides of benzalkonium and alkylpyridinium ions.
 
▪️ No iónicos: Son el tipo de surfactantes que aportan limpieza leve, son agentes naturales, denominados ecosistemas, tienen más grasas, y son los sugeridos para niños. Ellos son: Fatty alcohols, cetyl alcohol, stearyl alcohol, and cetostearyl alcohol (consisting predominantly of cetyl and stearyl alcohols), and oleyl alcohol.
 
▪️ Anfotéricos: Surfactantes de limpieza moderada, no irritan los ojos, ideal para bebés. Son muy conocidos como Low Poo. Tampoco producen espuma. Los más conocidos: alkyl iminopropionates and (amido) betaines.

Una vez que definamos nuestro objetivo, debemos revisar con detalle las etiquetas del champú y conocer tus caracteristícas:

▪️ Tipo de pelo: Crespo o liso.
▪️ Fibra capilar: Fino o grueso.
▪️ Grasa en cuero cabelludo: Leve, moderada o severa.


Por ejemplo:

▪️ Cabellos crespos, maltratados o tinturados, se prefieren los champús con agentes de limpieza, no iónicos y anfotéricos, ya que por naturaleza son más secos y son menos agresivos con la fibra capilar.
▪️ Cabellos lisos, sin coloraciones, con seborrea o grasa permanente: se prefiere con agentes de limpieza aniónicos.

Antes de usar un champú, elige un producto que cubra tus necesidades, apoyándote en tu dermatólogo.

Si tienes preguntas no dudes en escribirnos. Espera próximamente más contenido como éste en nuestras redes sociales: Facebook e Instagram, en nuestro canal de Youtube y en nuestro blog oficial.